Si eres runner, debes leer esto.

Cuando nos decidimos a comprar una zapatilla runnig, uno de los aspectos claves a tener en cuenta, es el drop. Si no sabes qué es y cómo te afecta, debes de leer este artículo.

¿Qué es el drop?

El drop es sencillamente, la diferencia que hay entre la medida del talón y la medida de la puntera de tu zapatilla running. Dependiendo de la diferencia existente, la zapatilla servirá para una cosa o para otra. Pero esto vamos a verlo. Sigue leyendo.

Tipos para una zapatilla runnig.

Que no te lien; no todos los drops sirven para todos los runners. Si eres un iniciado en el running, sería descabellado que te calzaras unas zapatillas  de 4mm, sin reventarte las piernas. Pero esto lo veremos más abajo. Primero, veamos los tipos existentes.

Si quieres puedes echar un vistazo a este enlace de runner.es, donde realizan una clasificación muy amplia, de los tipos de zapatillas según su doro. Si eres un corredor iniciado, te ayudará mucho.

Alto: De 8 a 13mm

Un drop alto (igual o mayor a 8 milímetros), suele ir ligado a las zapatillas de entrenamiento con mucha amortiguación y que ayudan a aterrizar el pie con el talón o mediopié. También está indicado para runners iniciados.

Medio: Entre 4 y 8mm

El drop medio (entre 4 y 8 milímetros) está relacionado con zapatillas de natural running , zapatillas de competición voladoras o mixtas. Mucho cuidado con hacernos los valientes con este drop.

Bajo: Menos De 4mm

Las zapatillas con drop bajo suelen asociarse al minimalismo. Estas zapatillas, además, tienen que ser muy flexibles y poseer un perfil bajo (las alturas del talón y puntera tienen que ser bajas). Acceder a este tipo de doro, requiere una transición gradual.

¿Cómo influye  a la hora de correr?

Nos influirá en gran medida, a la hora de atacar el aterrizaje en nuestra técnica de carrera. Una zapatilla con un drop mayor nos hará talonar, casi sin nosotros desearlo. Por la estructura y el peso de estas, nuestro pie se comportará de una manera diferente a las zapatillas de drop menor.  Pese a que la técnica de carrera, marcará nuestra zancada, el tipo de zapatilla influirá mucho.

Una vez nuestra técnica esté más depurada y nuestra experiencia en carrera, así como fortaleza de musculatura progrese, podremos ir rebajando el drop hacia zapatilla mucho más inferiores. Es importante como ya he indicado, no abalanzarnos en comprar zapatillas con drop bajo si no somos runners experimentados; nuestra estructura ósea y muscular sufrirá en gran medida y podría —por no decir seguro—, avocarnos en una lesión que nos podría apartarnos del asfalto.

 

 

 

 

Por favor califica este artículo.