De porqué comenzamos a correr y porqué queremos ser runner, son dos preguntas que cada uno sabe sus motivos, y que debe de conocer para no confundirse en los inicios. Pese a que parece en un principio algo sin importancia, tiene mucha más de lo que puedas imaginar. ¿Por qué?

Marca tus metas y tus principios

No es la primera vez que oigo de amigos y conocidos, que quieren comenzar a correr. Ahora bien, una cosa que debemos prestar atención, y que la inmensa mayoría caemos, incluso yo mismo, es en la obsesión de tiempos y distancias. A ver, no es que no sea importante marcarse objetivos, pero tenemos que tener claro desde los inicios que no  de la práctica del running.

Me gusta que la gente quiera salir a correr y sentirse bien, pero todos los deportes deben de practicarse con un sentido común. Bajo mi experiencia como runner, he visto en mis carreras algún que otro suceso, que deja mucho que desear a la persona como deportista. La última, y no menos repetida, es ver como corredores participan en una carrera popular con una lesión. Esto, a mi entender, es una estupidez que te lleva nada. Por lo tanto hay que ser sensato con nuestras metas.

Consejos para empezar a correr

¿Qué quieres conseguir? 

¿Porqué vas a calzarte unas zapatillas y salir a correr? Remarco pese a ser repetitivo:  Marca tu objetivo desde los inicios y plantéate seguirlo a rajatabla, sin excusas. Es fácil llevarse por la emoción de querer superarse y acabar en un circulo vicioso que no se sale. Créeme, correr no es mirar un pulsómetro o correr más o menos rápido. Cuando llegues a entender esto, entonces serás un runner.

¿Conoces tu cuerpo? 

Cuando comenzamos a correr, casi nadie —y el que diga lo contrario miente—, sabe con certeza hasta dónde es uno capaz de llegar. Por lo tanto, debemos de ir probando nuestro cuerpo, y sobre todo, escuchándolo. Mucho cuidado con esto. Tu cuerpo es el que te dirá, dónde están tus límites, y tu médico puede ayudarte en esto.

El running no se define con frases en Facebook.

 Son bonitas y la verdad enaltecen el corazón, pero más allá de su poder emotivo, son solo eso: frases. Puedes ver todos los videos en You Tuve que quieras sobre emotividad y motivación, pero más allá de esto recuerda dónde está tus límites.

 

                     

De menos a más. Recuérdalo.

Si estás comenzando a correr, olvídate de planes de entrenamiento, de tiempos y de todas estas casa. Contrate en dos principios muy claros y con los que tu médico podrá ayudarte.

Peso: 

Si tienes problemas de sobrepeso, no podrás correr adecuadamente y conseguirás lesionarte. Visita a tu médico y él te ayudará a perder esos kilos de más. NO te obsesiones en cuanto vas a tardar en perderlos. Llegar a correr distancias largas, es algo que cuenta tiempo.

Levántate y anda:

Comienza caminando distancias cortas y ves progresando cada semana un 10% más. Escucha tu cuerpo. Poco a poco verás resultados y comenzarás a perder peso. Entonces podrás alternar correr con andar. Aquí puedes buscar la ayuda de un entrenador personal. Ellos te ayudarán y guiarán en tus inicios de runner.

Sé sensato con la compra de ropa y zapatillas running.

Que te compres unas zapatillas adecuadas para comenzar a correr o andar es por antonomasia, algo que todos te dirán. Ahora bien, encontrarás tanto zapatillas como ropa de todos los precios, características y colores, pero eso no significa que puedas usar todo lo que veas. Cada prenda está diseñada para un tipo de corredor. Por ejemplo, si tu peso es de 80 kilos y nunca has corrido, es absurda que te compres una “voladoras” como las Adidas Adizero Adios ,  que estás pensada para corredores de pesos por debajo de 70 kilos y sus ritmos de carrera, caen de los 4:00 por kilómetro. ¿Lo entiendes? Busca asesoramiento y no te fíes al completo de las reviews producto.

Disfruta y corre por sensaciones

Esta es una premisa que debe de ir en tu cabeza por siempre. De nada sirve que alcances a correr una maratón, si cuando acabas, has sufrido como un descosido. Esto, a lo que muchos me tachan de comodismo, es, para mi entender, la base de todo buen runner. Si no disfrutas con lo que estás haciendo, amigo/a mío/a, buscare otro deporte porque el running no es lo tuyo. Hay que recordar y tener bien presente, que correr es un método de mantenerse en saluda y armonía con uno mismo. Andarse en tiempos y estupideces que plagan internet sobre si corre uno más o menos o hace esta carrera  u otra mejor que el vecino, es ser meramente un insensato. ¡Ojo! no digo que no debas de plantarte retos, pero siempre con cabeza, rindiendo al máximo dentro de tus posibilidades y disfrutando.

Alimentación Runner. Eso tan olvidado y que muchos descuidan.

He visto corredores caer tras kilometros, por no haber planificado su alimentación, y pesar que da igual si comes más o menos. Que no es que te tengas que atiborrar, pero sí hay que tener especial cuidado con los alimentos que consumimos. La clave está en comer poco pero bueno. La ingesta de alimentos que aporten nutrientes y que sean de calidad. Zamparse una hamburguesa un día vale, cinco o como norma, pues es ser un tanto descuidado,

Cuidar la alimentación; ingerir y aumentar los vegetales y las frutas; beber mucha agua; dejar hábitos poco saludables; todo esto son un conjunto de normas a seguir que harán que poco a poco, junto con la práctica del running, que te sientas saludable y tu sonrisa se dibuje siempre en tu cara.

Por favor califica este artículo.